El movimiento del artista, la ropa que lleva, los lugares en los que aparece… todo es perfecto, pero ¿para qué sirve un videoclip? ¿se trata de un producto meramente artístico o esconde algo más? ¡Vamos a verlo!

El Formato Vídeo

Se podría decir que el videoclip es un cortometraje que hace posible traducir la música de formato audio a formato vídeo; un formato al que hay que prestar mucha atención, entre otras cosas, porque es el formato más consumido por el público (sobre todo, el público joven).

Además, el vídeo nos permitirá llegar a medios de comunicación como YouTube a los que la música, por sí sola, no puede llegar. De hecho, actualmente, los usuarios consumen música por medio de las plataformas de vídeo streaming en un 55% (frente al 45% de plataformas de audio streaming como Spotify). Es decir, no tener un videoclip puede estar frenando la difusión de una canción en gran medida.

videoclip-como-estrategia-de-marketing

Creatividad, Experimentación y Calidad

Centrándonos ahora en el contenido, es importante entender que el videoclip no es el núcleo del proyecto. Hay que tener claro que lo más importante es la música, y que es sobre la música sobre la que se construye el vídeo. Dependiendo del género musical, los directores de videoclips utilizan unas técnicas audiovisuales u otras. Obviamente, no pueden utilizarse los mismos recursos en el videoclip de un pianista que en el de Mujer Bruja, de Lola índigo. Cada tipo de música requiere de unos recursos y técnicas audiovisuales distintas.

Cabe destacar que una de las cosas más bonitas del mundo del videoclip es que es uno de los proyectos audiovisuales que mayor creatividad y experimentación permiten. No hay reglas escritas demasiado rígidas.

Además, el videoclip se encuentra a medio camino entre el cine, el trailer, el videojuego, la publicidad… bebe de géneros audiovisuales muy distintos, lo que lleva a conseguir resultados totalmente impactantes.

Eso sí, por mucho que se permita una mayor libertad, es importante que el videoclip sea de calidad. Un buen artista y una buena canción pueden irse al garete si el videoclip deja mucho que desear, pues los espectadores van a asociar inevitablemente la mala calidad del videoclip al resto de elementos, por buenos que sean.

Arte Vs. Marketing

No puede negarse que el videoclip es una pieza más del concepto de una canción. Gracias a él, el público puede interpretar mejor el mensaje o la historia que cuenta, además de disfrutar del contenido audiovisual en su totalidad.

Sin embargo, el videoclip también debe ser concebido como una estrategia de marketing, y es que es una de las herramientas más eficaces para construir la imagen de marca de un artista.

En general, la industria musical actual no se basa única y exclusivamente en la voz (por buena que sea), sino en todo lo que le rodea: la personalidad y la actitud del artista (o el personaje que haya creado), los colores que le son asociados, la forma de vestir, las localizaciones en las que se encuentra, todo influye en que la música acabe gustando más o menos.

Rosalía es un claro ejemplo de todo esto. Es una buena voz perfectamente complementada con una estética muy original, unos espacios muy característicos, una coreografías inconfundibles, etc. Y todo ello queda de manifiesto en los videoclips. ¿Habría triunfado tanto Rosalía de no ser por los videoclips de sus canciones? No es algo que se pueda afirmar con rotundidad, pero desde luego, han sido muy determinantes, y ella era muy consciente de ello.

videoclip-para-promocionar-al-artista

Hasta aquí el post de hoy. Aprovechamos para comentarte que si tienes en mente realizar un videoclip profesional, el equipo de Las Musas Music tiene una amplia experiencia en producción audiovisual y ha realizado videoclips para cantantes como Álvaro Soler, Juan Magán y Luis Miguel.